UNA HISTORIA PARA CONTAR. Parte I.

En nuestra Redacción a veces nos gusta escribir historias, sobre todo esas dónde la realidad es mejor que la ficción, pero que así escritas dejan volar a la imaginación.

“Erase una vez un país de animales, dónde la felicidad y la relación entre ellos era tal, que solamente se dedicaban palabras de amor y amistad.

Como en todo lugar donde existen relaciones sociales se habían creado grupos, grupitos, idas y venidas entre ellos, grupos desligados, pero siempre amor, amor y más amor.

Allí, en este país estaba gobernado por el grupo de poder formado por un león, venido a menos porque le habían echado de su espacio natural, y con buitres con aspecto de jueces que volaban en las alturas. A su lado una monicaco, inteligente, astuta y que dirige a un marido condescendiente, que ansia ser aquello que lleva años esperando, la sucesión. A su lado una gran elefante hembra, que protege con su fuerte cuerpo al león que hizo su hijo, y que acompañada de su familia solamente busca la felicidad en el cariño de su hijo adoptivo. Aquí el amor que se procesan entre ellos es increíble, la monicaco a la espaldas de la elefanta habla de ella y su marido alabanzas, y lo mismo hace la otra.

Más allá, cerca las montañas tenemos un segundo grupo, los cuales se han unido porque no les ha quedado más remedio que hacerlo para poder hacer frente al grupo de poder. Allí vemos una hembra de jirafa, esbelta, guapa, y amiga de todos los grupos porque según sus necesidades ha ido cambiando y vendiendo su amor. Es muy amorosa, demasiado podríamos pensar ¿les dará el amor que ahora tanto les procesa, en el futuro?.

Luego un grupo de tres Lemmings, uno de ellos recién llegado y los otros dos independientes, que parece que no les queda más que estar ahí, porque de donde vienen, ya no se les entiende.

Al lado de todos ellos una serpiente, vieja, astuta, y quebrada por las pisadas de otros animales. Tiene una lengua viperina, con la cual hipnotiza a todos ellos, mientras su veneno caliente y reconfortante va realizando su trabajo.

Al otro lado otra hembra, la más inteligente, una babirusa que lleva años y años con ellos. Que estuvo con el león en sus mejores momentos consiguiendo el dinero para que tuviera el poder, pero ahora que la monicaco y la elefanta la han dejado fuera, no le queda más remedio que unirse a ellos. Es y será siempre una superviviente.

Finalmente un Uacarí en el centro, el cual desea dirigir al grupo y desplazar al otro grupo de poder, un animal que llegó hace cuatro años, pero a sus pies tiene una zorra o un zorro…. desde aquí no le distingo… pero parece que tiene un carisma que va a conseguir movilizar al grupo hasta llegar al poder.”

 To be cotinued…

Y es que tenemos historia para rato, pero no queremos empacharos de una sola vez, así que hemos decidido ir soltando capítulos.

2 Respuestas a “UNA HISTORIA PARA CONTAR. Parte I.

  1. no,no,nooooo!!!!!, por favor!!!, que continúe la historia ya……..que quiero saber que pasa con el león, y todos los demás, pero sobre todo con el león.

    hurra!, hurra!….me gusta este cuento.

  2. Bua!!!! Pero que bueno que es!!! esto es mejor que jugar al “qjuien es quien de MB”, aunque la s pistas han sido acojonantementes buenas, lo mejor buscar al simio uacari. Ya estoy esperamdo la segunda parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s